Bienvenidos a El ladrón ‘encuero’ que atemoriza a Campeche Somos expertos en seguridad perimetral

noticiasEl ladrón ‘encuero’ que atemoriza a Campeche

El ladrón ‘encuero’ que atemoriza a Campeche

La comunidad campechana ha interpuesto seis denuncias por robo a sus viviendas. El ladrón usa la misma modalidad: forzar las ventanas corredizas e ingresar a las casas.

A diez minutos de la cabecera municipal de Baranoa está Campeche, un corregimiento famoso por ser la tierra de la ciruela y epicentro de las “mejores almojábanas del mundo”. La tranquilidad es el cimiento de sus polvorientas calles, que guardan el misticismo de un pueblo amable y alegre.

“Campeche está cerca de todo. Es un lugar sano y todo el mundo se conoce con todo el mundo, aunque de un tiempo para acá se han presentado distintos casos que tienen a la gente del municipio con el credo en la boca”, dice sentado en su taburete Mario Vásquez, habitante del pueblo hace 20 años.

El misterio ronda las calles, pues un hombre semidesnudo está “haciendo de las suyas” y quitándole la tranquilidad a los campechanos. Algunos habitantes atribuyen la aparición a seres del más allá, brujos e incluso personas que tienen pacto con el diablo, como Ángel, un morador que mientras quita la maleza de la terraza de su casa, en compañía de su nieto de 8 años y dos vecinos, dice que hay personas que han llegado al pueblo a robar, pero que nadie los puede ver porque saben de hechicería.

Sus grandes ojos negros, llenos de asombro, parecen salirse de sus órbitas mientras habla de los extraños hechos, en los que varios habitantes han sido víctimas de hurtos en sus casas, de una forma tan rara que nadie ve ni siente a los ladrones.

“Es como si fueran invisibles, como faunos o seres míticos. Dicen que andan por ahí desnudos, no se sabe si es uno o son varios, lo que sí sabemos es que hemos escuchado que se meten a las casas y la gente no siente nada. Todo el mundo conoce que en otros países les gusta mucho la santería, de pronto de allá vienen”, relata el hombre de 62 años.

El 15 de noviembre, Enolay Sotomayor, un ama de casa de 26 años, habitante del barrio El Campito, cumplió su rutina antes de irse a dormir a las 9:30 p.m. “Hice todo lo que hago cada noche: revisé la casa, cerré las puertas con seguro, cerré las ventanas y me acosté. Ese día mi esposo estaba de viaje, por eso mi hijo durmió conmigo en el cuarto”.

Este hombre parece un gato. Logra entrar a las casas sin que nadie lo sienta

La sorpresa del día siguiente fue que las ventanas corredizas de vidrio y aluminio blanco estaban abiertas y las cortinas cerradas. Dudó si había sido descuido suyo, pero al revisar los videos de las tres cámaras de seguridad que tiene en su casa, descubrió que a las 12:41 de la madrugada un hombre en bóxer requisaba todos los rincones de la vivienda. “En las grabaciones se ve a un muchacho flaco, alto, abriendo la ventana. Él se quitó la ropa afuera y la dejó por ahí. Ingresó, caminó toda la casa y se metió a los cuartos, menos al mío porque siempre le echo llave”.

El ladrón ‘encuero’ se llevó uno de los bolsos que tenía Sotomayor guindados en el perchero contiguo a su cuarto. “Después de revisar todo, agarró un morral en el que tenía $200.000. Sacó la plata, se cambió y regresó para intentar abrir el cuarto en el que yo dormía y no pudo”.

“Yo soy de acá y siempre he vivido en el corregimiento. Esto nunca había pasado, desde hace un tiempo es que ha habido robos. Y lo raro es que no se llevó ninguno de los electrodomésticos”, agrega.

Sotomayor comenta que ahora viven con temor, pues el hecho de haber puesto cámaras de vigilancia en su casa, con el objetivo de evitar que se presenten este tipo de inconvenientes, no ha sido satisfactorio. “Mi esposo decidió ponerlas porque él trabajaba en una empresa que las instalaba, pero al ladrón no le importó, solo se tapó la cara y siguió buscando”.

En El Roble, otro barrio de Campeche, Katherin Escobar, de 28 años, también fue víctima de los delincuentes. Ella afirma que puede ser el mismo ladrón desnudo, aunque no tiene registro audiovisual para confirmarlo.

“Hace como quince días me robaron en mi casa. Siempre acostumbro a poner unos palitos en las ventanas corredizas para que no se muevan, porque no tienen rejas. Antes de acostarme a dormir revisé que todo estuviese cerrado y la puerta estuviera asegurada”.

Esa noche, Escobar durmió en su cuarto con su hija, mientras que en otra habitación lo hizo su hermana con su bebé. “Es la hora y yo no me explico qué pasó, porque cuando yo estoy durmiendo cualquier ruidito me despierta y esa noche no sentí nada”.

A las 4:40 de la mañana sonó la alarma que la despierta para irse a trabajar a un colegio a 40 minutos de su casa. “Me bañé y cuando me iba a cambiar busqué el morral donde tenía los maquillajes. Nunca lo encontré. Me di cuenta de que mi billetera estaba tirada en el suelo y el televisor no estaba en el multimueble. Se metieron por una de las ventanas que da para la calle”.

La Policía llegó y puso el denuncio. “Me dijeron que ya estaban investigando porque es la misma modalidad con la que habían robado otras casas. Parece que es el mismo hombre que entra en bóxer, incluso se ha hablado de que usa una sustancia para que las personas entren en un sueño profundo”, añade la profesora de primaria en un colegio de Arroyo de Piedra, corregimiento de Luruaco.

Así como Enolay y Katherin, otras cuatro personas han denunciado haber sido víctimas de hurtos a sus casas durante la noche y otra más reportó la modalidad de atraco con arma blanca, de acuerdo con María Camila Bolívar, inspectora de Policía de Campeche.

En video. Una cámara de vigilancia captó el momento en el que el delincuente ingresó a una de las viviendas del barrio El Campito de Campeche. En la secuencia de las fotos se observa cómo el hombre semidesnudo ingresa por una de las ventanas y saca un morral, mientras huye sigiloso de la casa en la que cometió el acto delictivo.
En video. Una cámara de vigilancia captó el momento en el que el delincuente ingresó a una de las viviendas del barrio El Campito de Campeche. En la secuencia de las fotos se observa cómo el hombre semidesnudo ingresa por una de las ventanas y saca un morral, mientras huye sigiloso de la casa en la que cometió el acto delictivo.

“Aquí hemos recibido seis denuncias con respecto a hurto, cinco de ellas con la misma modalidad que es ingresar a las viviendas por las ventanas en la madrugada y llevarse cosas de valor. Solamente un caso ha sido distinto. Afortunadamente quedó registrado en video y ese fue el material probatorio de una casa que tiene cámaras de vigilancia, que capturó a la persona cometiendo el hurto. Se presume que es el mismo de todos los casos”.

Agrega que hay una particularidad que sorprende a los ciudadanos. “Este hombre es un gato, porque hay casas en las que hay hasta 12 personas y nadie siente nada. Se tienen varias hipótesis: que está utilizando polvos para dormir a las personas, que entra ligero de ropa para evitar el ruido, el roce, hasta confundir a los dueños de las casas haciéndolos creer que son familia”.

Entre tanto, el coronel Alfonso Reyes, comandante operativo de la Policía del departamento, dijo en declaraciones a  RCN que “una vez conocidos los casos, la Policía generó un consejo de seguridad en la parte municipal, con el fin de tomar las medidas necesarias para contrarrestar este fenómeno”.

“Hay que destacar que esta actividad que se viene presentando se debe a que está llegando personal extranjero al municipio. Así como lo demuestra el video donde se reporta el delito de hurto a residencias y las personas del corregimiento afirman que no es del lugar. Al verse en las redes sociales, el ladrón huyó inmediatamente”, dice.

El coronel Reyes agrega que las posibles razones para cometer el delito desnudo pueden obedecer a “que tengan compasión de él, si lo ven sin ropa, e incluso representar una persona con trastornos mentales”. “Damos por sentado que esta situación delictiva se genera también en otras ciudades del país”.

En Campeche se han puesto en marcha dos planes de contingencia, con el fin de disminuir los casos de hurtos a viviendas. “Llevamos dos semanas realizando un consejo de seguridad de la mano del secretario de gobierno, Julio Lugo, la Sijín, el Ejército, la subestación de Policía del corregimiento, Espacio Público y la Inspección. Se abrió un espacio para crear frentes de seguridad, una red de apoyo y se ha incentivado la promoción de los números telefónicos de las autoridades”, agrega la inspectora Bolívar.

El misterio sigue rondando las calles campechanas, pues aunque algunos dicen que el ratero ligero de ropa ya se fue, otros temen que vuelva a atacar. La tranquilidad característica del pueblo, esa que por tantos años ha sido la bandera de sus habitantes, no volverá hasta que haya certeza de que “los responsables están capturados o fuera de aquí”.

“Siento temor y la niña ahora anda miedosa. En las noches me toca dejar la luz encendida y esperar que se duerma  para poder apagarla porque en los primeros días se despertaba llorando, me decía que tenía miedo de que si se quedaba dormida iban a venir otra vez a meterse a las casas. Yo aún no he vuelto a dormir como antes, espero que con el tiempo se recupere la calma de mi pueblo”, se lamenta Katherin Escobar.

Tomado de: El Heraldo

Share it

Related Post

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked ( * ).

Tu comentario*

Your name*

Your email*

SEDE BARRANQUILLA:
Ventas: (300) 811 7172
(301) 388 7778
Celular: (320) 523 8391

Teléfonos: (57) (5) 370 9855 – 370 9854 – 341 7578

Dirección: Calle 57 No. 43 – 03

 

SEDE CARTAGENA:

Ventas: (301) 389 1674
Teléfono: (57) (5) 669 2689
Dirección:
Av. Crisanto Luque no. 42-32
 

SERVICIO AL CLIENTE NACIONAL:

(301) 677 7975


Correos:


ventas@mallasjuliotorres.com

servicioalcliente@mallasjuliotorres.com

Follow by Email
Google+
Google+
http://www.mallasjuliotorres.com/web/el-ladron-encuero-en-campeche
YouTube
Instagram